La víctima de 14 años que declaró en Cámara Gesell detalló que los abusos ocurrían en la cocina del hogar y en un depósito, donde Sor Marina la tocaba "por encima de la ropa", mientras que en otra ocasión la espió cuando estaba desnuda. En el allanamiento secuestraron el legajo de la monja y se tomaron pruebas de los lugares donde ocurrieron los abusos.