AM 750 Una señal

Noticias más recientes

Humor: pasan cosas raras con la calidad de Netflix

Luego de que el expresidente se confesara un gran usuario de Netflix, Stoppelman no podía perder la oportunidad de comentar que Pasan Cosas Raras con la plataforma de series y películas.


En su columna de humor de La Mañana, Adrián Stoppelman, comentó que Pasan cosas raras con Netflix especialmente en la Argentina, ya que es el segundo país del mundo, detrás de Perú, en horas de pantalla por usuario.

Es decir que somos el segundo país del mundo donde más tiempo se pasa frente a Netflix. Gracias Miauricio: todas esas horas desde la 7 de la tarde a las 8 de la mañana del día siguiente, nos ponen en el podio.

Lo que pasa es que si se pasó un año mirando un promedio de 8 horas diarias, miró 2920 horas de Netflix que equivalen a casi 3000 capítulos de una hora o 6000 capítulos de series de media hora.

Ni hablar en el caso de Miauricio, que Adrián supone que lo que más debe mirar son dibujitos, ahí ya son 9000 capítulos.

"Les digo: no hay esa cantidad de capítulos de nada en Netflix, a menos que no lo hayas entendido, lo veas una y otra vez mientras Antonia te lo explica", sostuvo.

¿Qué cosas tiene Netflix que molestan mucho? 

Las recomendaciones: porque viste Masacre Brutal te recomendamos Mary Poppins… ¿Qué clase de algoritmos usan? Y ni hablar si por curiosidad viste un par de minutos de alguna porquería que no te gustó… Porque esa porquería, te recomendamos estas otras 10 porquerías…

Los trucos para que parezca que hay más cosas de las que hay.

Ejemplo: le cambian el logo a la serie o la película. Entonces vos viste a un comediante, ponele, y al día siguiente te cambian el logo y ya no sabés si lo viste o es algo nuevo.

Lo de las contraseñas no es chiste. Hay gente que te las alquila, que te las vende.

El otro día se filtró que Netflix perdió 130 mil usuarios cuando un chabón se olvidó la contraseña y la cambió sin avisar. Este dato es en serio: de los 300 millones de suscriptores, solo paga uno de cada 3.

Entrás y de una te ponen una lista de “lo más visto”.

Y ahí entendés todo: la humanidad está perdida.

• El amor por Netflix que tiene mucha gente y el comportamiento ante el cine. El caso del Irlandés, que era muy larga, y la tuvieron que dividir como una miniserie para que la gente la vea.

Porque la humanidad ha llegado a un punto en que no le da la cabeza: “No… una película de 120 minutos no me la banco”. Y tras cartón se ve 17 capítulos de 25 minutos… En tu cara Paenza.

• Las categorías. Son confusas y repetitivas. Programas de TV, comedias, series cómicas, éxitos graciosos, películas de reír, películas de sonreír, películas irónicas… son todas las mismas pelis o series… Yo creo que debería tener categorías como: Pelis con las que te quedaste dormida una vez, dos veces, tres veces.

De hecho está comprobado que la competencia más feroz que tiene Netflix no es HBO, no es Amazon, no es Flow: es el sueño.

La gente se vuelve Netflix dependiente. Le agarra síndrome de abstinencia. Se le termina una serie y siente un vacío existencial, se deprime y te dice cosas como “Recomendame algo que me quedé sin series”.

¿Te quedaste sin series? ¡Agarrá un libro, salame! Adrián Stoppelman

• La calidad de las cosas: Netflix hace todo rápido. Y se nota.

Las producciones que realmente son de Netflix son de segunda (y se los digo con conocimiento de causa… no es lo mismo cuando es HBO que Netflix… te das cuenta hasta en el set… ya cuando te llaman te dicen… mirá que es bajo presupuesto…).

En fin. Que la calidad de Netflix es como el amor. Uno se engancha esperando lo mejor y sale desilusionado. A menos que bajes todas tus expectativas. Y ahí si: es buenísimo el amor, y Netflix.

Compartir:

Ir hacia arriba