AM 750 Una señal

Día de Drácula: el vampiro más famoso cumplió 124 años

El vampiro más famoso de la literatura cumplió 124 años y aquí un repaso de su historia y adaptaciones.


Un 26 de mayo, pero de 1897 nacía el vampiro más famoso de la literatura y de la cultura pop mundial. Un repaso a la historia del personaje y sus adaptaciones.

La historia

La novela Drácula comienza en el año 1890. El joven abogado inglés, Jonathan Harker, debe viajar a Transilvania al castillo del Conde Drácula para ayudarlo con los papeles de transacción de propiedades que el señor feudal a comprado en Inglaterra.

Si bien las primeras impresiones son buenas, pronto Jonathan se irá dando cuenta que Drácula es el Señor de la Noche, un ser con oscuras intenciones. Un Nosferatu.

Aunque tarde, ya que el viejo Conde deja al abogado a merced de las hordas de sus "hijos de la noche" para que se alimenten y viaja a Londres para finalizar su plan.

Una vez llegado a Inglaterra, Drácula primero muerde a Lucy Westenra, amiga de Mina Murray -prometida de Harker- y la convierte en una de sus esclavas vampíricas.

El destino de Mina habría sido el mismo que el de su amiga de no ser por la intervención del doctor Abraham Van Helsing, médico experto en extrañas enfermedades y un poco excéntrico.

Junto a Jonathan, quien logró escapar de su cautiverio, Van Helsing se enfrenta a Drácula y lo acaban persiguiendo hasta su castillo de Transilvania, donde finalmente logran acabar con la vida del vampiro.

El autor

Bram Stoker nació en Dublín (Irlanda), el 8 de noviembre de 1847 y, en sus primeros siete años de vida, sufrió una parálisis que le impedía movilizarse.

Su historia de resiliencia, sin embargo, parece digan de un película, ya que luego de recuperarse de esta afección, se convirtió en un atleta destacado que cursó la carrera de matemáticas en la Universidad de Dublín, donde se graduó con honores.

Durante cerca de 30 años, a partir de 1878, fue el representante del actor Henry Irving, al mismo tiempo que su pasión por la escritura lo llevaba a escribir relatos de terror.

En 1890 publicó su primera novela: “El paso de la serpiente”, seguida de su obra definitiva “Drácula” y, posteriormente, publicó “El misterio del mar”, “La joya de las siete estrellas” y “La dama de la mortaja”.

Basado en una historia real

Stoker basó en parte la personalidad y, sobre todo, el nombre de su personaje, en el infame príncipe de Valaquia (Rumania) Vlad Draculea, hijo de Vlad Dracul, así llamado porque ingresó en la orden del Dragón, un clan semimilitar y semimonástico con la misión de defender Europa y la cristiandad contra el avance del imperio otomano.

Draculea significa hijo de Dracul, es decir hijo del Dragón o hijo del Demonio.

El príncipe de Valaquia se ganó el mote de Vlad Tepes (Vlad, el Empalador) ya que, cuenta la leyenda, que una vez ordenó talar cinco kilómetros cuadrados de un bosque para empalar a 20.000 personas.

Sus víctimas fueron soldados turcos y mercenarios, pero también nobles y campesinos de su pueblo o cualquiera que despertara su ira.

Algunas fuentes afirman que condenó a la muerte a unas 100.000 personas, lo que equivaldría a la quinta parte de la población de Valaquia de entonces.

Es bastante curioso (y terrorífico) si se tiene en cuenta que Vlad sólo gobernó unos meses del año 1447 -entre 1456 y 1462- y otro breve lapso en 1476, antes de morir en una batalla contra los musulmanes.

A pesar de ello, Vlad Tepes figura como ícono de Rumania y héroe nacional en la actualidad del país europeo.

Algunas adaptaciones de la obra

A pesar de que hay leyendas y algunos relatos literarios de seres que moran la noche y beben sangre de sus víctimas, Bram Stoker creó la novela gótica definitiva y la figura del vampiro por antonomasia.

Sin embargo, la fama del personaje y de su autor llegó mucho después de la muerte de éste último, con la primera adaptación al cine (no oficial) en Nosferatu (1922), de F. W. Murnau quien tuvo que modificar los nombres de los personajes: Drácula acá es el Conde Orlok (alias el vampiro Nosferatu) y Van Helsing es el profesor Bulwer, además la trama se ubica en Wisbog en lugar de en Londres.

Aunque si de clásicos hablamos, el Drácula de Bela Lugosi queda por arriba de todos. La película de 1931 dirigida por Tod Browning y producida por Universal Pictures quedó en el imaginario de muchos y muchas como el vampiro definitivo. Incluso, Lugosi no pudo despegarse del personaje hasta el último minuto de su vida.

Llegando a la década del 60, la productora inglesa Hammer Films decidió readaptar los clásicos monstruos literarios y el Conde vampiro no podía quedar afuera: "Drácula" de 1958 fue la primera vez que se vio al mítico Christopher Lee en la piel del chupasangre, a colores y con un erotismo y violencia que le valieron la censura en muchos países en ese momento.

Algunos dicen que "Bram Stokers' Drácula (1992)" de Francis Ford Coppola es la mejor adaptación de la novela, ya que toma varios elementos de ésta (como el relato mediante cartas) y es la más fiel que se vio hasta el momento. Gary Oldman es el Conde Drácula, Anthony Hopkins, Van Helsing, Keanu Reeves es Jonathan Harker y Winona Ryder, Mina Murray.

Por último, la más reciente adaptación del clásico es "Drácula" del 2020, miniserie de la BBC creada por Mark Gatiss y Steven Moffat (responsables también de la reinvención moderna de Sherlock Holmes), la cual se puede ver por Netflix.

Si bien tuvo muchas críticas negativas, la adaptación a los tiempos modernos del vampiro tiene buenos momentos de humor negro, violencia y crítica a la vida que llevamos mediante el consumo adictivo de redes sociales. Además, la interpretación del actor danés Claes Bang como el Conde recuerda tanto en su aspecto como en sus maneras a Bela Lugosi y Christopher Lee, los dos mejores Drácula de la historia del cine.

Compartir: