AM 750 Una señal

Noticias más recientes

Humor: las contradicciones del gobierno porteño, de docentes "viejos y fracasados" a la máxima esencialidad

El humor de Adrián Stoppelman en La Mañana de AM750.


En su columna de humor en La Mañana, Adrián Stoppelman habló de las contradicciones del gobierno porteño, que hace un tiempo decía que los docentes eran “viejos, reprimidos y fracasados” y ahora los declaro personal de “máxima esencialidad”.

Ante esta situación, Stoppelman realizó un informe para saber si en tu ciudad, la educación también es de máxima esencialidad: 

  •  Solo los docentes podrán hacer uso de las cabinas anti estrés y acariciar gatitos y perros.

 

  • A los alumnos de capital no se les entregará jamás una computadora ni libros ni cuadernillos, ¿Para qué? para que puedan estudiar con papel y lápiz, la máxima esencialidad.

 

  • Las viandas se verán reducidas a pan y agua: la máxima esencialidad.

 

  • Se le encargará a Bárbara Diez la distribución de desodorantes de ambientes en los colegios porteños, todos con aroma a popurrí, para que alumnos y docentes puedan disfrutar de esencias esenciales.

 

  • Las concesionarias de autos de alta gama se verán abarrotadas por docentes intentando conseguir camionetas 4 x 4, Mechas, Bemes para pasar frente a los hospitales y enrostrarle a los médicos y personal sanitarios que son mucho más esenciales que ellos. Es más: se le regalará a Baradell el auto que supuestamente tenía, para que lo muestre con orgullo. Y pasajes en primera para todos los docentes para cualquier destino del mundo.

 

  • Dada la máxima esencialidad de la escolaridad, las marchas docentes, de ocurrir, serán reprimidas pero no con cachiporras: con flota flota.

 

  • Habrá carriles exclusivos para bicidocentes y bicialumnos y estarán indicados en color amarillo, para que se entienda que son de máxima esencialidad.

 

  • En los colectivos y medios de transporte, las embarazadas deberán cederle el asiento a los docentes y alumnos de máxima esencialidad.

Escuchá la columna completa de Adrián Stoppelman 

Compartir:

Ir hacia arriba