8M con el foco de los reclamos en la Justicia: “En las oficinas judiciales hay una cultura patriarcal”

En diálogo con AM750, la jueza Marcela Carlomagno adelantó cómo es su propuesta para combatir al patriarcado en la Justicia y pidió "deconstruir mandatos patriarcales y machistas".

Una mujer reclama frente a Tribunales con un cartel que dice Reforma judicial feminista

La jueza Nacional en lo Civil de la Ciudad de Buenos Aires e integrante de la Asociación Justicia Legítima, Marcela Carlomagno, aseguró que para lograr una “verdadera transformación” del Poder Judicial “se requiere más que capacitaciones”, y remarcó la necesidad de que “más mujeres sean designadas en cargos de poder dentro del sistema judicial”.

Carlomagno, integrante del Colectivo de Mujeres del Derecho y miembro de la Asociación Americana de Juristas, aseguró que “se deben deconstruir los mandatos patriarcales y machistas” y puntualizó la necesidad de que los operadores y operadoras judiciales “atiendan de forma inmediata las denuncias” por violencia de género. 

En diálogo con la web de AM750, Carlomagno remarcó que este año uno de los ejes del reclamo en el Día de la Mujer trabajadora es por el acceso a la Justicia y contra la falta de respuestas ante casos de violencia machista.

La entrevista completa con Marcela Carlomagno

- En las últimas semanas se vieron varios reclamos por la falta de perspectiva de género en el Poder Judicial. ¿Qué mirada tenés sobre el machismo dentro de la Justicia? 

Para llevar a cabo una verdadera transformación y para que la Justicia comience a mirar con perspectiva de género se requiere más que capacitaciones. Trabajo en el Poder Judicial desde la época en que la exjueza de la Corte Suprema Carmen Argibay creó la oficina de la Mujer de la Corte. Ha sido muy difícil implementar los talleres de género en los más altos estadios donde hay mayoría de hombres. 

La ley Micaela, que es obligatoria en todos los ámbitos del Estado, es muy difícil de implementar porque muchos hacen un curso y obtienen un papel que acredita que hicieron un curso, pero la importancia de transformar la subjetividad de los mandatos es lo único que va a poder transformar a esta organización, por eso considero que deben ser designadas más mujeres en los cargos de poder para que haya más justicia.

- Día a día debés presenciar o enterarte por colegas de situaciones de abuso o donde no se respetan los derechos de las mujeres. ¿Qué cambios se deben llevar a cabo para que la Justicia comience a mirar con perspectiva de género? 

Como estudiante de la Facultad de Derecho, como empleada judicial, funcionaria judicial y aún hoy como jueza dentro del Fuero Civil de la Nación no solo conozco situaciones, sino que he vivido situaciones de abuso y hostigamiento con respecto a las mujeres. 

El patriarcado es un sistema de explotación que se implementó en el mundo hace más de 2000 años".

En las oficinas judiciales hay una cultura patriarcal, hay un uso de la mujer como objeto. Consideran algunos comentarios como bromas, pero son hostigamientos, u obligan a una chica a trabajar con ‘ropa adecuada’, que siempre implica ir en pollera u otras prendas.  

- ¿Cómo es tu propuesta sobre Mujer, Diversidades, Justicia y Patriarcado?

Para que la perspectiva de género pueda ser implementada requiere la coordinación del Ministerio de Justicia y el Ministerio de las Mujeres. Trabajamos en una propuesta llamada Mujer, Diversidades, Justicia y Patriarcado, porque el patriarcado es un sistema, el machismo es una derivación, pero el patriarcado es un sistema de explotación que hace más de 2000 años se implementó en el mundo y así se organizaron las sociedades y los estados, con normativas y cuestiones manejadas desde el patriarcado para que existan los explotadores y las explotadas.

El Ministerio de Justicia, aún estando a cargo de una mujer, envió entre fines de 2020 y febrero de 2021 la mayor cantidad de pliegos de varones sin establecer ni paridad de género ni cupo de género de un tercio. Esto debe ser un llamado de atención, se debe lograr la equiparación de varones y mujeres dentro del Poder Judicial.

- Hace algunos días el papá de Micaela García recordó que los jueces de la Corte Suprema de Justicia no quisieron recibir la capacitación de la Ley Micaela. ¿Qué pensás? 

Conocí al padre de Micaela García realizando los talleres y cursos de la Ley Micaela y no solo me llegó no sólo al corazón, sino que me produjo una gran empatía por saber que son los padres de una chica asesinada y lo único que solicitaron como medida reparatoria fue la obligación de capacitación de todes les operadores de la organización judicial y en lo posible de la administración pública. 

En el caso de Micaela García, como tantos femicidios y crímenes de odio contra las personas con sexualidades disidente, un juez de Ejecución Penal le dio la posibilidad de salir en libertad al asesino, a pesar de que había siete informes que decían que no debía salir, intentó abusar a otra chica y cuando el papá de esa chica llegó a hacer la denuncia, el empleado que lo atendió le pidió que fuera el lunes, para que se vea la idiosincrasia de los operadores judiciales. Ese hombre (Sebastián Wagner, el femicida), el viernes a la noche violó y mató a Micaela. 

Se deben deconstruir los mandatos patriarcales y machistas".

Se deben deconstruir mandatos patriarcales y machistas para encarar este tipo de denuncias que deben ser atendidas de forma inmediata y que desde mi punto de vista requieren la detención inmediata de los varones que cometen estos crímenes.

- ¿Cómo se debe trabajar dentro del Poder Judicial para que las víctimas sean escuchadas y los expedientes no sean cajoneados?

Uno de los ejes del reclamo de los colectivos feministas por el Día Internacional de la Mujer es por el accionar de jueces, fiscales y todes les operadores judiciales y de las instituciones policiales. Pertenezco a Justicia Legítima, desde donde emitimos un comunicado en el que explicamos que este 8M es imposible e impensable seguir teniendo tolerancia frente a hechos de violencia de género que culminan en femicidios, esta tolerancia ocurre por parte de los poderes del Estado y solo ha sumado a la necropolítica, dejando un saldo de mujeres y disidencias asesinadas cada 23 horas. 

Los crímenes de Úrsula, Ivana y Guadalupe dejaron en vilo a toda la sociedad. Ellas tienen algo en común: habían denunciado las situaciones que padecían. Esto nos increpa, nos hace preguntarnos cuál es el rol del estado, del Poder Judicial, de fiscales, jueces y operadores judiciales. 

Hay una discusión sobre si hay que otorgar un botón antipánico, una restricción de acercamiento, una tobillera electrónica a los varones denunciados, cuando en principio yo considero que debe existir la detención inmediata, porque no puede ser que las mujeres violentadas vean cómo los varones zafan de la detención.

Compartir:

Ir hacia arriba