Ricardo Forster: "El presidente está enojado con la estructura de Poder que convirtió algo que no debía pasar en un hecho de corrupción"


alberto fernández

El filósofo y asesor presidencial Ricardo Forster dialogó en Que vuelvan las ideas acerca de la visita del presidente Alberto Fernández a México y la situación de las personas vacunadas de forma irregular.

Forster señaló que "México le hizo muy bien a Alberto" porque se encontró un país que es muy receptivo, que tiene una empatía muy grande con lo que el presidente ha venido significando, sobre todo desde que tuvo un papel clave para lograr que Evo Morales y Álvaro García Linera escaparan de lo que era la posibilidad de una muerte producto del golpe de Estado en Bolivia.

"Entre Alberto Fernández y López Obrador se ha generado una química, una relación, un vínculo muy, muy interesante", subrayó el asesor presidencial.

En este sentido, Forster destacó que los puntos claves de la agenda del mandatario argentino son en total sincronía con este viaje en los que se tocaron temas sociales, económicos y tecnológicos.

El enojo de Alberto Fernández

Con respecto a la situación con las irregularidades en ciertas personas vacunadas, Forster enfatizó en que "le dolió mucho tener que desprenderse de alguien como como Ginés, no solamente por la relación de amistad entre ellos, sino por el reconocimiento de la labor que Ginés ha desplegado en el interior argentino".

Al mismo tiempo aseveró que al presidente también "le impactó el nivel de miserabilidad, la estructura canalla de una parte de los medios de comunicación en la Argentina, la transformación de algo que no debería haber sucedido en más o menos la escena de la corrupción".

Aunque insistió en que este suceso "no invalida en absoluto el esfuerzo gigantesco que se viene haciendo desde que comenzó la pandemia en nuestro país para tratar de cuidar a a toda la sociedad y particularmente a los más débiles".

Agregó al respecto de este tema que el primer mandatario "estaba y está enojado" con la responsabilidad propia de quienes no percibieron que lo que se estaba haciendo estaba mal, pero al mismo tiempo "también muy enojado con esa parte del poder real en la Argentina que desde el comienzo ha buscado horadar, romper, denigrar todo lo que se ha construido para cuidar a los argentinos".

Ante la pregunta de que si dicha situación trastoca al gobierno de Alberto Fernández y se visibiliza una futura crisis política, el funcionario reflexionó: "Toca sensibilidades  de una manera muy directa y ciertos símbolos que atraviesan la sociedad. Pero yo creo que hay una clara y contundente decisión de ir hacia adelante".

Compartir:

Ir hacia arriba