El Gobierno imputó a grandes empresas de consumo masivo por desabastecimiento


La Secretaría de Comercio Interior imputó a varias empresas por retención en sus volúmenes de producción o falta de entrega de determinados productos de consumo masivo para su comercialización.

La presentación fue formalizada a través de la Subsecretaria de Acciones para la Defensa de las y los Consumidores y la acusación recae sobre las empresas Mastellone, Fargo, AGD, Danone, Molinos Cañuelas, Bunge, Molinos Río de la Plata, Unilever, P&G, Paladini y Potigian.

“Las imputaciones se realizaron luego de verificar que estas empresas habrían incumplido la intimación a incrementar su producción hasta el más alto grado de su capacidad instalada", informó la Secretaría de Comercio Interior que conduce Paula Español. 

Además, indicó que las empresas debían "arbitrar los medios a su alcance para asegurar su transporte y distribución con el fin de satisfacer la demanda, establecida por la resolución 100/2020”.

"Nos pone muy contentos que se haya empezado a controlar a quienes en 2020 han favorecido el desabastecimiento", evaluó el titular de Asociación de Defensa de Usuarios y Consumidores (Adduc), Osvaldo Bassano, en diálogo con La Mañana de Víctor Hugo. 

"El gobierno entiende dónde está el problema porque no salió a correr a los almaceneros, sino que salió a controlar a los formadores de precios", agregó Bassano.

"Son grandes grupos económico, mucho de ellos internacionales, que tienen más intenciones financieras que económicas", completó.

Compartir:

Ir hacia arriba