La historia de Pedro Opeka, el cura argentino nominado al Premio Nobel de la Paz que fue discípulo del Papa Francisco


El cura argentino Pedro Opeka fue nominado al Premio Nobel de la Paz 2021. Fue discípulo del Papa Francisco y lo ternaron por “ayudar a las personas que viven en condiciones espantosas”.

El sacerdote Pedro Opeka, nacido en el partido bonaerense de San Martín, fue nominado a recibir el Premio Nobel de la Paz 2021.

La distinción es impulsada por el primer ministro de Eslovenia, Janez Jansa, quien lo eligió por “ayudar a personas que viven en condiciones de vida espantosas”.

Opeka se instaló a finales de la década de 1970 en Madagascar, impactado por la pobreza que observó en la capital, Antananarivo. Allí ayudó a levantar miles de viviendas, colegios, clubes y diseñar emprendimientos productivos.

El cura argentino ya había sido nominado al Premio Nobel de la Paz en 2012, y este año volverá a competir por el premio. Nacido en 1948, sus padres fueron refugiados en Eslovenia tras emigrar de Yugoslavia.

Con apenas 18 años, Opeka ingresó al seminario de la Congregación para la Misión de San Vicente de Paúl, en San Miguel.

Dos años más tarde viajó a Eslovenia, donde estudió Filosofía. Luego, en Francia, estudió Teología. Más tarde llegaría su primer viaje a Madagascar, donde vive en la actualidad.

Su vínculo con el Papa Francisco

En 1989 fundó la Asociación Akamasoa (que significa ‘Buen amigo’), desde la que construyó más de 4.000 viviendas de material a personas y familias sin hogar. Además, impulsó acciones educativas para educar a unos 13 mil niños y jóvenes.

En septiembre de 2019 el Papa Francisco visitó Madagascar y se reunió con Opeka, a quien le agradeció por su labor. En ese viaje, el Pontífice pidió “nunca bajar los brazos ante los efectos nefastos de la pobreza, ni jamás sucumban a las tentaciones del camino fácil”.

Opeka fue alumno de Francisco en la Facultad de Teología. En su viaje, el Papa le agradeció al sacerdote argentino “por su testimonio profético y generador de esperanza”.

Compartir:

Ir hacia arriba