AM 750 Una señal

Noticias más recientes

Eclipse solar: las 6 recomendaciones para observarlo de forma segura y sin dañar la vista


El eclipse solar que podrá apreciarse con mayor intensidad en la Patagonia argentina desató un gran interés y fanatismo. Sin embargo, es clave tener en cuenta una serie de precauciones para evitar graves daños en la vista.

En primer lugar, es clave no observar el Sol directamente sin protección en los ojos, debido a que la retina puede ser dañada aún sin sentir molestias.

Tampoco se debe observar el Sol directamente con anteojos oscuros, radiografías, lupas, prismáticos o telescopios. Es muy importante proteger la vista. No obstante, existen formas de apreciar un eclipse en forma indirecta, sin comprometer la vista del observador:

La forma más sencilla y común de observar un eclipse solar es mediante la proyección a través de un agujero pequeño.

Para lograrlo, se debe conseguir un tubo largo de cartón y se le debe colocar en un extremo una cartulina negra que impida el paso de la luz del Sol. Luego se realiza una abertura pequeña que deje pasar la luz de forma tal que se proyecte la imagen del Sol en una hoja de papel colocada al otro extremo del tubo.

Proyección con telescopio o binoculares: se hace pasar la luz del Sol a través del instrumento y se proyecta sobre una superficie lisa donde incluso se pueden llegar a observar algunos detalles de la superficie solar. Nunca ver el Sol directamente a través de ningún instrumento óptico ya que puede producir quemaduras graves en la retina.

Anteojos para eclipses: utilizan un filtro a base de un polímero negro especialmente diseñado, lo que permite utilizarlos para observar el eclipse cómodamente. Pese a esto, es conveniente no mantener la vista fija en el Sol durante mucho tiempo seguido (no más de 30 segundos)

Filtros para telescopios: deben cubrir la totalidad de la entrada de luz, colocándose delante del instrumento. Se adquieren en los comercios dedicados a la venta de instrumental astronómico. No deben usarse filtros que se colocan en el ocular (donde se ubica el ojo), ya que pueden romperse debido a la alta temperatura provocada por la concentración de los rayos solares.

Compartir:

Ir hacia arriba