AM 750 Una señal

La Justicia concedió la eximición de prisión a Leopoldo Luque, el médico de Diego Maradona


El juez de Garantías Nº 2 de San Isidro, Orlando Díaz, eximió de prisión del neurocirujano Leopoldo Luque, el médico que atendía a Diego Maradona, en el marco de la causa por homicidio culposo que busca establecer cómo murió el ex director técnico de la Selección.

Díaz avaló el planteo de la defensa de Luque presentado el lunes pasado para evitar que el neurocirujano sea enviado a prisión preventiva en el marco de la causa que busca determinar cómo y en qué contexto se produjo la muerte de Maradona durante la internación domiciliaria en el barrio San Andrés, en Tigre.

De este modo, Luque podrá continuar en libertad en caso de que en un futuro los fiscales del caso, Laura Capra, Cosme Iribarren y Patricio Ferrari soliciten su detención por el delito de “homicidio culposo” (sin intención), que prevé una pena de uno a seis años de prisión.

El jueves, Díaz le había pedido a los fiscales que describan cuál era la calificación penal del caso y detallen cuáles eran los delitos que se investigaban.

Sin embargo, por ahora los fiscales  que investigan la muerte de Maradona explicaron que el expediente aún está en una fase preliminar y que no están en condiciones de precisar cuál era el delito concreto que se investiga.

Por esa razón, el magistrado eximió de prisión a Luque, ya que además consideró que no existen riesgos procesales de fuga ni obstrucción de la investigación.

La abogada del neuroricujano de Maradona, Mara Digiuni, había explicado esta semana que solicitó la eximición de prisión ante la posibilidad de que su cliente fuera imputado formalmente en la causa, y resaltó que es una persona “inocente” y que “estuvo a derecho desde un comienzo”.

En una segunda presentación Digiuni y el otro letrado de Luque, Julio Rivas, insistieron en el pedido ante el temor de que el médico sea imputado por “abandono de persona seguida de muerte”, que prevé una pena de cinco a 15 años de cárcel.

Según argumentaron, Luque “nunca puso en peligro la vida o la salud de su amigo y paciente”, y justificaron que “las propias hijas y la empresa de medicina prepaga le colocaron un médico clínico para que lo revisara”.

Compartir:

Ir hacia arriba