Canción actual

Título

Artista

Dólar BNA: $88.50 / $94.50 Blue: $140.00 / $145.00
Tránsito |
parcialmente_nublado26.4° - Capital Federal

El Senado tratará el Aporte Solidario de las grandes fortunas

Escrito por el 3 diciembre, 2020

El Frente de Todos buscará transformar en ley el proyecto, que ya cuenta con media sanción de Diputados.

La iniciativa prevé el cobro de una suma por única vez a quienes posean más de 200 millones de pesos para financiar compra de equipamiento sanitario y subsidiar planes de reactivación productiva.

El proyecto del aporte extraordinario ya cuenta con media sanción de Diputados y en la Cámara Alta, el Frente de Todos cuenta con los votos suficientes para garantizar que sea aprobada.

La iniciativa prevé el cobro por única vez de un gravamen a quienes posean más de 200 millones de pesos, con una alícuota que aumenta de acuerdo al patrimonio de las personas físicas.

El objetivo del Gobierno es recaudar más de 307 mil millones de pesos, que serán utilizados para la compra de quipamiento sanitario, subsidios a PyMES, financiar becas del Programa Progresar, urbanizar barrios populares e inyectar recursos en el desarrollo de la producción gasífera de la petrolera estatal YPF.

El Aporte Solidario y Extraordinario de las Grandes Fortunas  prevé el cobro de una alícuota del dos por ciento a las personas físicas que posean más de 200 millones de pesos.

La tasa aumenta al 2,25 por ciento para quienes posean bienes y patrimoinio por entre 300 y 400 millones de pesos; al 2,5 por ceinto para quienes tengan entre 400 y 600 millones; y al 2,75 por ciento cuando se trate de patrimonios de entre 600 y 800 millones de pesos.

Deberán pagar un tres por ciento de tasa quienes tengan patrimonios de entre 800 y 1.500 millones de pesos; al 3,25 para el rango de 1.500 a 3.000 millones; y a partir de ese monto se cobrará una alícuota del 3,5 por ciento.

LEY DE MANEJO DEL FUEGO

El Senado también tiene previsto discutir mañana en el recinto un proyecto que modifica la Ley de Manejo del Fuego y prohíbe la venta de tierras incendiadas de forma intencional o accidental con el objetivo de evitar la especulación y el avance de emprendimientos inmobiliarios, por un plazo de entre 30 y 60 años, dependiendo de si se trata de una zona agrícola o un bosque nativo, implantado, áreas naturales protegidas y humedales.