Canción actual

Title

Artist


100 años de la radio: las anécdotas de los oyentes de AM750

Escrito por el 27 agosto, 2020

Oyentes de todo el país acercaron sus historias y recuerdos a 100 años del nacimiento de la radio y diez años de AM750. Conocé algunos de sus mensajes acá:

María

“Soy adicta a la radio desde los 14 años, hoy tengo más de 70. La radio ha estado en mis ensoñaciones adolescentes, en las largas horas de estudios en la universidad, en las noches de insomnio, cuando mis niños eran pequeños y no se podían dormir y cuando eran adolescentes, esperando que llegaran en sus salidas nocturnas. La radio me ha acompañado siempre, a veces supliendo lecturas que no podía hacer por falta de tiempo mientras trabajaba, informándome, entreteniéndome. Y ahora, ya jubilada y con el nacimiento de la 750, se me ha hecho indispensable. Como vivo en Río Cuarto, sólo puedo escucharla con la aplicación en el teléfono, así que lo tengo pegado, en un bolsillo, en la mesa de luz mientras duermo y me despierto si se corta. Gracias por tan buenos programas, por tanto, por informarnos con honestidad, por ayudarnos a construir la realidad críticamente, mirar ‘detrás de lo que vemos”.

Myrtha

“Mi madre, nacida en 1910, contaba la anécdota que en su casa escuchaban con una radio a galena. En 1923 pudieron sintonizar la pelea del año en Estados Unidos por el título mundial entre el argentino Miguel Angel Firpo, “el toro de la pampa”, y Jack Dempsey. Al arrojar Firpo fuera del ring a Dempsey, mi mamá del entusiasmo arrojó al piso la radio y supo de la derrota de nuestro campeón por los diarios del día siguiente. Saludos a mi admirado ULA, Carlos Ulanovsky, por su libro valioso Días de radio. Gracias AM 750 por tu permanencia en nuestra radio, hoy centenaria. Felices 10 años y por 120 años más!”

Carlos

El primer recuerdo (no histórico sino pasional) relacionado con la radio, son las mañanas de invierno entrando a la cocina, luego de atravesar el patio, ya con la ropa para ir a la escuela, aunque sin el guardapolvo aún. La puerta, cerrada para que el calorcito de las hornallas atenúen el frío. Mi viejo con el desayuno casi listo y el “Diario Oral Matutino” en la radio. Esa radio que cuando movías el dial, el “ojo verde” que tanto me impresionaba de chiquito, mostraba el grado de ajuste de la sintonía. La hora la anunciaban con un gong, que determinaba cuánto tiempo me quedaba para terminar de desayunar. 

Luego aparece otro momento, era más chico, antes de comenzar preescolar. Así era entonces por lo menos en mi barrio: los chicos estaban en casa hasta los 5 años. Y mi vieja que me despertaba, supongo que para que no durmiera tanto y no rompiera a la noche, con las matracas de “Levántese contento”, con Jaime Ginés. De ese programa (que debía odiar) no recuerdo nada más… Luego aparecen las “Ayuditas de Radio Libertad”, con Anselmo Marini y Jorge Vaccari, también en esa época. 

Cuando se critica la tele prendida a la hora de comer en familia, se soslaya la época en que, por ejemplo, los domingos, se almorzaba escuchando “Calle Corrientes”. Las palabras eran importantes, por eso había que estar atento a lo que decían, no estaba de fondo. 

Seguramente en mi casa tenía una gran importancia la presencia en ese programa de Inda Ledesma, entre otros. La adolescencia ya fue el Show del Minuto y Modart en la Noche y la tele tenía más de 10 años en mi vida. Esa fortaleza tiene en mi historia.

María

“Cuando no había TV, ni dinero para libros ni diarios, sólo nos preocupaba tener pilas pa’la radio, el cordón umbilical con el mundo. Primero todas AM, luego con 2 ó 3 OC. Pero especialmente agradezco a la 750 por los 10 años y por estos últimos 4. Era la única trinchera que nos representaba. Al final de algún comentario, más de una vez, se me escapaba un ‘¡Vamos carajo!’, mezcla de impotencia, lágrimas y agradecimiento. Gracias Aliverti (junto a Víctor Hugo nos hacen amar nuestra lengua), en mi historia, en mi vida ocupan un lugar muy especial. Gracias por tanto amor!”

Pablo

“Cuando era chico me encerraba en el baño e imitaba a Victor Hugo, quien por esa época relataba los goles de Maradona en Boca en su programa Sport 80. Desde ahí, no dejé de seguirlo y ahora lo escucho todas las mañanas en la 750. Siempre recuerdo sus lecturas durante los partidos y los comentarios de Alejandro Apo (otro grosso). Una vez Ale leyó una carta de un hincha que decía,”Soy Negro, Peronista e hincha de Boca”, y me sentí tan identificado y a la vez me emocioné, porque sentí que me daban identidad a mí tambien, eso es la Radio”.

Andrea 

“Mi historia es que de chica veía a mi mamá con su radio, clavada en Rivadavia a cuestas, Larrea, Carrizo, Rubén Aldao. E iba por la casa con la radio. Porque así no estaba sola. Y me enojaba que no mirábamos la tele juntas. Hasta que en mi adolescencia creo que escuchaba algo de classic en la madrugada, y con la radio bajo la almohada, me dormía”. 

Analía

“Cada día desde hace 10 años cada mañana de lunes a lunes es poner la 750. Preparar el mate y poner la 750. Antes hubo otras, hasta que encontré el amor en radio, que son ustedes. Siempre les respondo a lo que dicen, lo que no sé es si me escuchan. Pero sepan que también les hablo. Felicidades, queridos compañeros incondicionales”. 

Verónica

“10 años que frecuenciamos las alegrías, las emociones, las tristezas, las conmociones, los sobresaltos, las pasiones, los asombros y las canciones. Les abrazo con miles de felicitaciones”.

Amparo

Agradezco el momento en que pasó a ser parte de mi vida esta maravillosa forma de teatro que es la radio. Supongo que estuvo ahí desde que nací, en una barriada pobre de Casanova. Puedo fácilmente recrear distintas emisoras sonando en casas vecinas. Y los fines de semana acompañando en el continuado de levantar paredes. Tanto buen maestro me ha acompañado. Les encuentro en mis mejores versiones de persona. Muchas gracias, verdaderamente”.